Antonio Climent y Prat fundó en el año 1890 la primera joyería en Puig-reig, una pequeña localidad en el centro de Catalunya, dando inicio a un largo legado familiar de apasionados por el sector.

 

Fieles a nuestros orígenes familiares y a nuestra forma de entender la joyería y relojería, nuestros productos cuidadosamente seleccionados abarcan un amplio abanico de estilos y precios, siempre bajo un alto nivel de calidad, innovación y exclusividad. La ilusión, la pasión y la satisfacción de nuestros clientes y amigos es nuestra razón de ser.

 

Climent 1890 es a la vez, nuestra propia marca de joyería. Colecciones compuestas por piezas de diseño y fabricación propia creadas íntegramente y de forma totalmente artesanal en nuestro taller de Barcelona.